Temporada 1987/88

​La temporada de 1987/88 llevó consigo el adiós al añorado estadio Domecq y una revolución en la plantilla del Xerez C.D., en la que seguía al frente José Antonio Naya.​

Antes de comenzar la competición se aprobó el presupuesto que ascendió a la cantidad de 132 millones de pesetas, mientras que el déficit de la temporada anterior fue de 19 millones de pesetas.​

Sin duda alguna y pese a la débil economía del club se tiró la casa por la ventana y se ficharon hasta quince futbolistas, la mayoría de ellos jugadores de reconocida valía y de una trayectoria consolidada en Primera o Segunda División, pese a todo el Xerez tenía uno de los presupuestos más bajos de la categoría.​

Se ficharon a Juanjo (Real Jaén), Larsen (Holstein-Riel), Hodson (Norwich), Sala (Albacete), Sanabria (Sevilla), Quesada (Elche), Fabregat (Córdoba), Aleñá (R. Mallorca), Martín Sáez (Valladolid), Cortés (Hércules), Dieguito (Cádiz), Orbegozo (Sporting Gijón), Fernández (Reus), Navajas (Valencia), Eizmendi (Oviedo) y subieron desde el Xerez B., Fernando Román y Miguel Ángel Rondán. Continuaron de la temporada anterior Suárez, Rivas, Rosado, Torres, Pablo, Poyatos, Adolfo y Boro.​

El equipo comenzó la Liga haciendo un fútbol espectacular y ganando por cuatro a cero al Sestao, pero pronto el equipo empezó a fallar, la relación de Naya con la plantilla parecía que no era la esperada, esto unido a la caída en la primera ronda de la Copa contra el Córdoba, que militaba en Segunda B. y tres derrotas consecutivas en el Domecq , dejaron al equipo en la penúltima posición en la clasificación.​

La afición estaba que trinaba con Naya y una derrota en casa esta vez con el Lérida, provocó que el técnico tuviera que abandonar el Domecq en un furgón policial. Aún así, la directiva presidida por Gutiérrez Murillo, lo mantuvo en su puesto y el Xerez empataba en Madrid, ante el Castilla, pero siete días más tarde el equipo volvía a caer derrotado, esta vez ante el Oviedo y en el Domecq. Ese resultado y la clasificación del equipo llevó al cese de Naya.​

El equipo viajó a Elche con el tándem compuesto por Ravelo y Márquez, donde se perdió por tres a cero, con José Antonio Irulegui viendo al equipo en la grada.​

Finalmente Irulegui, decidió hacerse cargo del equipo en la décimo cuarta jornada de Liga y lo hizo con derrota ante el Málaga por uno a dos y otra nueva derrota en Burgos, por uno a cero.​

A partir de ahí el equipo comenzó una remontada espectacular, llegó a estar muy cerca de los puestos de ascenso a Primera División, pero una derrota a falta de tres jornadas para el final de la Liga en el Domecq, ante el Barcelona At., acabó con las expectativas.​

Añadir que el último gol oficial en el Domecq, lo hizo Sanabría, en la última jornada de Liga, ante el Bilbao At., equipo que por cierto se jugaba la permanencia y que al perder por dos a cero, terminó descendiendo.​

El 7 de junio, pocos días antes de dar las vacaciones a la plantilla se jugó un partido amistoso entre el Xerez C.D. y la Real Balompédica Linense, como tributo a la despedida del estadio Domecq, con la presencia de personalidades civiles y directivos, entrenadores y jugadores que alguna vez tuvieron que ver con la vida del Domecq.

El guardameta Fernández fue el que más encuentros disputó, mientras Sanabria fue el pichichi del equipo.

© 2023 de Spa Serenidad. Creado con Wix.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now