Temporada 2012/13

El Xerez contrató de cara a la temporada 2012/13 a Miguel Ángel Rondán como director deportivo y a Esteban Vigo como entrenador.

A principios de septiembre la Seguridad Social, solicitaba el embargo del club, por impago de una deuda que ascendía a un millón cuatrocientos mil euros. Carlos Osma y Manuel González Gamero que llegaron a ser presidente y vicepresidente del Xerez, respectivamente, fueron considerados responsables subsidiarios de la deuda.

 

Aunque se empezó bien el campeonato, venciendo en Chapín al Recreativo de Huelva, por dos a cero, tres derrotas consecutivas en Almería, en casa ante el Mirandés y en Madrid contra el Real Madrid Castilla metieron al Xerez en zona de descenso a Segunda B.

 

Además en Copa del Rey, se perdió contra la U.D. Las Palmas, por cero a uno en Chapín, gol conseguido por Vicente Gómez, que dejaba al conjunto xerecista fuera de esta competición. Cabe destacar como anécdota que en este partido el Xerez, dejó su habitual camiseta azul, para enfundarse la equipación del desaparecido Jerez F.C., con rayas negras y blancas y calzón negro.

 

Una victoria por dos a cero ante el Numancia dio un pequeño respiro al equipo de Esteban Vigo, que salía de los puestos de descenso. A partir de ahí el equipo tuvo una muy buena reacción que se culminó en la décimo segunda jornada en Alicante donde el Xerez venció por uno a cinco al Hércules y se situaba en décima posición a cinco puntos del descenso. El conjunto de Esteban Vigo llegó a estar siete jornadas sin conocer la derrota, hasta que el Alcorcón ganó en Chapín dos a cuatro y a partir de ahí volvieron los malos resultados.

 

Al finalizar la primera vuelta el Xerez se situaba un puesto por encima del descenso con 22 puntos, empatado con el Guadalajara y Real Madrid Castilla y a dos puntos del Huesca que con 20 puntos estaba metido en zona peligrosa.

 

A mediados de enero, el Xerez ante varias lesiones que sufría en la plantilla y la baja de otros futbolistas buscaba refuerzos y fue entonces cuando Esteban Vigo explotó en una rueda de prensa cuando dijo que “Estamos haciendo un esfuerzo enorme para traer jugadores —ayer se dio de alta a Ogbeche—, pero aquí nadie ayuda. Parece ser que ya mañana no estamos, que vamos a desaparecer, ¿pero qué es esto? Así lleva el Xerez 62 años y todos igual. Desde que estoy aquí, la situación no cambia”. Y es que aún siendo cierta que la situación del Xerez era muy delicada tampoco ayudaba que desde determinados medios de comunicación e incluso desde algún directivo se estuvieran mandando mensajes de que el club iba a desaparecer y así era complicado que ningún futbolista quisiera fichar por el Xerez.

 

En el primer partido de la segunda vuelta el Xerez perdía en Huelva por dos a cero y acumulaba diez jornadas sin ganar. El equipo fue recibido en la ciudad por unos cincuenta aficionados que increparon y lanzaron piedras contra los futbolistas y familiares que esperaban al autobús xerecista, por suerte ninguna persona sufrió daños pero si algunos automóviles de jugadores del equipo.

 

La siguiente jornada se perdió en Chapín, cero a dos con el Almería y el equipo cayó en zona de descenso directo.

 

El mercado invernal se cerró con las bajas de Iñigo Vélez, Álvaro Silva, Israel y Tato y se ficharon a Raúl Navas, Ogbeche, Patiño, Galán y Bodipo.

 

En la jornada 25 el Xerez perdía por cero a uno, gol de Lucas Vázquez ante el Real Madrid Castilla en Chapín y con ese resultado pasaba a ser farolillo rojo de la clasificación a cinco puntos de la salvación, lugar que ocupaba el Real Murcia.

 

Tras perder en Soria por tres a cero, ante el Numancia y llevar catorce jornadas sin ganar un partido, Esteban Vigo, fue cesado. Se contrató como nuevo entrenador a Carlos Ríos, quien debutó en Chapín ante el Sabadell con derrota por cero a uno.

 

Con el técnico sanluqueño las cosas no mejoraron nada y de los dieciséis partidos que dirigió sólo ganó dos, uno en Gerona a falta de cuatro jornadas para terminar la Liga y el último ante el Barcelona B, en Chapín, aparte de dos empates, uno en Santander y otro en Chapín con el Hércules. De 48 puntos en juego sólo consiguió ocho puntos.

 

Además en lo económico la cosa pintaba peor, los jugadores no cobraban sus nóminas debido a los embargos de la Agencia Tributaria y Seguridad Social, que retenía los ingresos por televisión y por otra parte la alcaldesa García Pelayo, se negaba a pagar los dos millones de euros que le debía el Xerez y que fueron en su día acordados por el propio ayuntamiento.

 

A mediados de marzo Patiño y Adrián Ruiz se marchan del equipo y llega a finales de mes Bodipo, mientras tanto en lo institucional Joaquín Morales andaba desaparecido y Rafael Mateos pensaba en la dimisión que parte de la afición le pedía.

 

La derrota en Lugo por cuatro a cero, acarreó nuevos incidentes con los futbolistas. Cuando la expedición llegó a Jerez algunos jugadores y miembros del club se encontraron con importantes desperfectos en sus coches y pintadas amenazantes en las paredes exteriores del estadio Chapín.

 

A falta de cinco jornadas para terminar la competición, la derrota en Chapín contra el Córdoba por uno a tres supuso la pérdida de la categoría después de doce años en el fútbol profesional.

 

El 22 de mayo el presidente Rafael Mateos quiso informarse de las ayudas que la Liga de Fútbol Profesional prestaba a los equipos que descendían. El presidente de la Liga, Javier Tebas comentó públicamente que “la situación del Xerez es como la de otros equipos que están en términos similares. No es una barbaridad que el club pueda continuar”.

 

Sin duda alguna fueron varios los motivos que llevaron a que el club terminara descendiendo. Por otro lado, hubo muchas e importantes lesiones, más de cuarenta y algunas de larga duración, por un lado Ruz y Rafa García tuvieron problemas de corazón que les obligaron a perderse muchos partidos y por otras lesiones de todo tipo de larga duración como las de Iñigo Vélez, José Mari o las de Rafa Barber lesionado la anterior temporada y al que le costó volver a los terrenos de juego o incluso la de Ogbeche que sólo pudo jugar ocho partidos. Tampoco se acertó con el cambio de Esteban Vigo por Carlos Ríos que empeoró aún más la situación deportiva.

 

 Sin embargo, también pesaron mucho otros aspectos, como el económico. A partir de enero el Xerez empezó a ser embargado y los jugadores no cobraban sus nóminas y por último una parte de la afición un tanto desquiciada y agresiva a veces no sólo con sus directivos si no también con la plantilla, no facilitaban las cosas y por último muchos mensajes desde varios sectores incluidos desde el propio club hablando de una posible liquidación y desaparición de la entidad, nada de todo esto ayudó a estabilizar al equipo y poder pelear con mayor tranquilidad por la salvación de la categoría.

 

El Xerez C.D. dispuso de la siguiente plantilla: Toni Lechuga, Ruz (Gim. Tarragona), Raúl Cámara, Álvaro Silva (Petrolui), David Prieto (Córdoba), Mendoza, Bruno Herrero, Cordero, Israel, José Vega, Tato, Rueda, José Mari, Iñigo Vélez, Álvaro Rey (Gim. Tarragona), Adrián Ruiz (Málaga B), Rafa García, Maldonado, Iago Bouzón (Omonia), Chema, Redondo (Sabadell), Marquitos (Valladolid), Lucas Porcar (Villarreal B), Keita (Lens), Barber, Bicho (Xerez B), Raúl Navas (Córdoba), Ogbeche (Middlesbrough), Patiño (Córdoba), Emaná (Xerez B), Galán (Español), Marcelo (Xerez B), Bodipo (Coruña), Zafra (Xerez B), Alfonso (Xerez B), Álex García (Xerez B), Amoroso (Xerez B) y Javi Forján (Xerez B).

Los futbolistas que más veces fueron alineados fueron Mendoza y Raúl Cámara y los goleadores fueron José Vega, Marquitos y Lucas Porcar.

© 2023 de Spa Serenidad. Creado con Wix.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now